El Baridà y Arsèguel

P1000247
El Baridà i Arsèguel

La historia de esta zona es muy extensa. El Baridà es una sub comarca entre la Cerdanya y l’Alt Urgell, que limita al Norte con las montañas de Andorra, la sierra del Cadí por el Sur, al Oeste con el estrecho de Mollet y al Este por Sant Martí de los Castillos. Con 22 pueblos, muchos vecindarios i ermitas románicas. Es un territorio con más de 1200 años de historia. Al paso del tiempo, las diferentes sociedades han dejado un legado cultural en forma de pueblos, ermitas, castillos, caminos, márgenes, riegos, puentes y búnquers de la guerra Civil, que han sufrido graves desperfectos y transformaciones al paso de los siglos.

Las conquistas, multitud de guerras, la miseria, enfermedades, religiones, migraciones, riqueza, dejadez del paso de los siglos, hace que cabalgar por estos lugares lo hace muy especial.

Una de las historias que tuvo más resonancia a nivel del estado español y catalán fué.

Los bandoleros de Arsèguel

DSC09264
Territorio bandolero

Imaginar nuestro entorno en el siglo XVI no resulta sencillo. En un mundo muy igual y muy diferente al mismo tiempo, una enorme conflictividad  en todos los aspectos, y las personas se encontraban constantemente expuestas a ser robadas y asesinada por los caminos. Cuadrillas de centenares de bandoleros andaban por todos sitios, con movilidad sorprendente, impedían el desarrollo cotidiano de la vida social y económica del país.

A finales del siglo XVI, muchos de estos bandoleros estaban vinculados s Joanot Cadell, señor de Arsèguel, que ofrecía protección y ayuda des de su castillo.

Cuando hablamos de bandoleros, -hombres de banda- actuaban por todo el territorio buscando solamente su provecho. Al  abrigo de la legislación catalana de la época, que permitía el enfrentarse violentamente entre señores y nobles, los bandoleros  y parcialidades se extendieron por todo el país y se formaron cuadrillas de centenares de bandoleros que tenían aterrorizada a toda la población. Un bandolero no era un simple bandido, era un seguidor de una  banda. Sus actividades delictivas se dirigen contra el banda contrario y a favor de la suya propia. Los robos y asesinatos se producían con mucha frecuencia, pero siempre entre bandas enfrentadas. Los actos bandálicos  se extendían por motivos tan simples cómo las coincidencias  de intereses, las alianzas familiares y matrimoniales o las fidelidades entre señores y vasallos.

En nuestro país estuvo dividido entre dos bandas  -Nyerros y Cadells_ que deben su enfrentamiento entre dos familias pirenaicas: Los Banyuls, señores de Nyer al Confleng, y los Cadells, señores de Arsèguel

 

El Castillo d’Arsèguel

DSC00146
Arsèguel

Hasta al siglo XVI Arsèguel era un pequeño pueblo, como tantos otros, amurallado y con un castillo senzillo donde vivía el señor feudal. La familia Cadell era la señora jurisdiccional de Arsèguel y otros pueblos des del siglo XIV. Pequeños nobles, que nunca llegarían a destacar en la clase alta del país, pero que, vinculados al bandolerismo, se hicieron célebres y llegaron a conseguir que cinco siglos más tarde aún se hable.

Arsèguel estaba bien situado, acobijo, cerca del cadí, en el corazón del Baridà, a media camino entre la ribera de la Seu y la gran plana de la Cerdanya, era un buen refugio y una buena plataforma de lanzadera para las actividades de los bandoleros y aún más por la realidad administrativa y jurídica en esos momentos: la proximidad fronerera andorrana y sobretodo la francesa, ofrecía una perfecta vía de huida para los delincuentes, el valle de la Llosa y el valle del Querol, eran corredores naturales entre la Cerdanya, Ariège, hacia Acs, Tarascó y Foix, donde los bandoleros no podían ser perseguidos por las autoridades catalanas.

Cuando el invierno los puertos se cargaban de nieve, la actividad de los bandoleros era menor, y cuando a la primavera se derretía y dejaba sus pasos libres, las cuadrillas reaparecían i aumentaba la actividad.

En esos momentos no existían solamente las fronteras estatales. Pueblos vecinos con señores jurisdiccionales diferentes, donde la justicia real no tenía poder de actuación, podían ser también refugios de los bandoleros. El Baridà del siglo XVI es un ejemplo de jurisdicciones:  Arsèguel, Vilanova de Banat y Arànser eran de los Cadell;Toloriu y Castellnou eran de la familia Lordat; el Quer y Ansovell, del vizconde  de Évol; Cava, de los Santmartí; Estemariu y Aristot ran reales; alàs, Bescaran y Montellà, de los canónigos de la Seu d’Urgell…. Y cada señor podía perseguir los delitos e impartir justicia únicamente en sus poblaciones, pero no en las de otros señores aún que fuesen vecinos. Podemos entender que las persecuciones eran extremadamente complejas y actuasen con una gran impunidad por todo el territorio.

Esta situación ya la aprovecharon los Cadell al principios del siglo XVI, en el momento en que el vizconde de Castellbó vivía unos años de gran inestabilidad y se enfrontaron con los habitantes del vizcondado durante una década, atacando Castellbó y exterionando la población, hasta que las autoridades reals, después de muchas persecuciones, obligaron a firmar treguas entre 1543 y 1544. La vinculación de los miembros de la familia Cadell con los bandoleros reaparecía de forma periódica.

En el año 1587 sería el punto de no retorno, el detonante de una represión que acabaría después de dos ataques, con la destrucción del castillo, el pueblo de Arsèguel y el exilio de señor, Joanot Cadell.

La Arquitectura y las infraestructuras de piedra

Viejas infraestructuras: riegos, campos, bancales y márgenes de piedra.

No hace muchos años que se dejaron de usar infrestructures relacionadas con el “mundus vivendi” de la gente de la comarca durante muchos siglos: la arquitectura y la ganadería.

Bancales i márgenes

DSC09213
Muros de piedra

Para superar pendientes y poder trabajar la tierra modificaron el terreno haciendo bancales más llanos sujetadas por márgenes de piedra seca.

En los bancales estrechos se conreaba principalmente vid. Actualmente solo son evidentes por la existencia de los márgenes de piedra que han perdurado. Des de Arsèguel y otros pueblos podrán ver muchos orientados al oeste. También perduran campos grandes.

Los riegos

Los riegos recogían el agua del rio arriba, que bajaba por la gravedad hasta los bancales que querían regar.

Los riegos son incisiones a la montaña de una anchura aproximadamente de 40-50cm, y una pendiente mínima que permitía transportar el agua por la gravedad.

Son de tierra, sin cubierta, a veces se aguantan con paredes de contención de piedra seca, que pueden ser de diversos metros de altitud, sobretodo cuando pasan por zonas escarpadas. Se repasaban cada primavera, sacando piedras y tapando con glebas los agujeros de los topos.

El puente de la Tosca (Arsèguel) data de la época de los romanos, puente de piedra de un solo arco.

Pueblos y ermitas

Arsèguel, Cava, Ansovell, Vilanova de banat, el Querforadat, Montellà, Maertinet, se datan del siglo X, las iglésias de cada pueblo, capillas, ermitas, santuarios como el del Boscalt, Bastanist, la Molina de Llató son del románico S-XVII.

Mare de Déu del Boscalt
Monasterio del Boscalt

La mayoría han sufrido transformaciones a lo largo de los siglos. Construcciones con materiales nobles como la piedra, vigas de madera, cerámica y teja árabe con bodegas de “volta catalana”.

Anuncis